El financiamiento público a partidos políticos en democracias pobres

La ciencia política ha estudiado bien el efecto que tienen diversas variables sobre la duración de los regímenes políticos. Algunas de las variables que tienen un efecto positivo en la duración de la democracia son el desarrollo humano (Gerring, Thacker y Alfaro 2011), el capital humano (Baum y Lake 2003), o algunas características de la democracia como cambios de gobernante cada 5 años, pero no cambios en menos de dos años ya que esto produce inestabilidad política (Przeworski 1999).  Esta entrada discute un factor que ha recibido menos atención, el financiamiento público a los partidos. En particular, se abordará el efecto que tiene la existencia de financiamiento público en la supervivencia de las democracias pobres.

La teoría de la modernización supone que la democracia surge de forma endógena, yaque es el resultado del desarrollo de los países bajo el autoritarismo; esta teoría supone una relación estrecha entre el desarrollo económico y el surgimiento de la democracia (Lipset 1959). Esto es relevante ya que, como han señalado Przeworski y Limongi (2007), la probabilidad de que una democracia con un ingreso per cápita bajo experimente una ruptura es relativamente alta: en países con un ingreso per cápita menor a $1,000 (1985 PPP dólares), la probabilidad de que la democracia muera en algún año en particular es de 0.125, es decir una de cada ocho sucumbirá cada año en promedio. En países con ingresos entre $1,000 y $2,000 la probabilidad de transitar es de 0.0571, menos de la mitad, una de cada 18 en promedio fracasará. En contraparte, las democracias con un ingreso per cápita mayor a $6,000 tienen una probabilidad de fracaso negligible y, por ende, la esperanza de que vivan por siempre. En democracias pobres, explica Przeworski (2005), los grupos de oposición no tienen una esperanza razonable de ganar las elecciones en el futuro, por lo que tienden a preferir monopolizar el poder cuando lo tienen.

La siguiente gráfica muestra la diferencia de años de vida democrática acumulados hasta el año 2008 entre países pobres y ricos, estableciendo la frontera entre ambas en un ingreso per cápita anual de $3,000 dólares y tomando en cuenta la variable de financiamiento público a partidos políticos.. Se cuenta con 725 observaciones año-país de democracias pobres y 2,861 de democracias ricas. Es notable que las democracias ricas tienen una duración superior a las pobres, pero también se aprecia una diferencia entre las democracias pobres, ya que cuando tienen financiamiento público sobreviven más a cuando no. Es de resaltar que dentro de las democracias ricas, sobreviven más aquellas que no tienen financiamiento público a partidos políticos.

Captura de pantalla 2014-06-11 a las 11.08.49

Esta gráfica es útil para indicar si la distribución de las observaciones está sesgada y si hay observaciones con valores atípicos en la información con la que se cuenta. Aquí se puede consultar más información sobre este tipo de gráficas.

Una hipótesis que puede comprobarse empíricamente (y que elaboraré en trabajo próximo) es que el financiamiento público a los partidos políticos contribuye a extender la supervivencia de las democracias pobres. El financiamiento público a partidos políticos políticos les permite a las fuerzas de oposición participar en la democracia en una pista más equitativa, logrando que se sientan incluidos en el juego democrático y, por lo tanto, se  reduce la probabilidad de que prefieran rebelarse e impedir que el país continúe viviendo bajo un régimen democrático. A primera vista, la acción de otorgar financiamiento público a los partidos políticos se podría ver como una forma en la que el partido gobernante está dispuesto a ceder el control absoluto sobre los recursos. Sin embargo, al hacer esto, podrían aumentar sus privilegios sobre la fiscalización y repartición del presupuesto, y al mismo tiempo mantener cierto grado de certidumbre sobre lo que sucederá en el futuro. En el caso mexicano, en 1977 se comenzó a otorgar el financiamiento público indirecto, pero con la reforma de 1987 se previó por primera vez el financiamiento público directo según los votos obtenidos en las elecciones. Esto surgió bajo la autocracia mexicana, como una estrategia utilizada por el partido gobernante para evitar el crecimiento de la oposición a través de su cooptación y convirtiendo a los partidos de oposición en “satélites” (Magaloni 2006). Debió ser una medida temporal para consolidar a la oposición, pero con el tiempo el financiamiento público se ha convertido en un derecho adquirido que no se puede eliminar fácilmente. Solo en el año 2012, año de elecciones presidenciales, se le destinaron a los 6 partidos políticos la cantidad de tres mil 361 millones 120 mil 841.57 pesos de financiamiento público.

A pesar de la carga que puede representarle al erario, el financiamiento público puede contribuir a equilibrar las condiciones de competencia entre el partido del poder y los partidos de oposición, además de disminuir la influencia de grupos de interés en en financiamiento de campañas y la toma de decisiones de los partidos políticos. Aunque también se discute que los partidos políticos se pueden volver excesivamente dependientes del erario público y que pueden disminuir los incentivos para que los partidos se mantengan tan cerca del electorado como lo harían sin dicho financiamiento (Aparicio y Pérez 2007).

A continuación analizaré el efecto que tiene el financiamiento público en la esperanza de vida de una democracia. Estudiaré países que cuentan con un régimen democrático y bajo nivel de ingreso per cápita (menor a $3,000 dólares) para conocer si el financiamiento público es un mecanismo que contribuye a la supervivencia de la democracia.

El análisis consiste en la estimación de modelos de supervivencia (modelo Cox), partiendo del supuesto de que el financiamiento público tiene un efecto positivo en las campañas políticas y por lo tanto beneficia a los partidos políticos, aunque este beneficio se puede o no ver reflejado en el número de votos que recibe un partido político y puede tener diferentes magnitudes. Otro supuesto es pertinente para el estudio de democracias pobres, siguiendo el argumento de Lipset (1959) de que la pérdida del poder dejaría en desventaja al partido gobernante y por lo tanto, buscará permanecer en el poder mediante todos los medios posibles.

Como medida de la variable duración del régimen democrático se utiliza la variable que cuenta los Años del Régimen, propuesta por Cheibub, Gandhi y Vreeland (2010). Es una variable de conteo que se desarrolla a partir de la clasificación dicotómica de los autores que establece si un régimen es democrático o no. Como principales variables independientes se tienen: financiamiento público, régimen político, fragmentación etnolingüística, crecimiento de la economía, otras democracias y promedio de años de educación.

No presentaré el modelo de regresión estimado (éste podrá consultarse en mi trabajo futuro) pero sí simulaciones a partir de los resultados. La variable de financiamiento público a partidos políticos obtiene el signo esperado y por lo tanto es una variable que reduce la tasa de riesgo, es decir, la probabilidad de transitar a la autocracia. Las pruebas comunes indican que el modelo es significativo (ji-cuadrada menor a 0.2, con valor-p por debajo de 0.00001). La siguiente Figura muestra la tasa de “riesgo” (hazard rate) de una democracia, que los modelos de duración entienden como la probabilidad de que dicha democracia sufra un revés autoritario en el tiempo “t” dado que consiguió preservarse como democracia hasta entonces. El resultado es que, manteniendo otros factores en el modelo constantes, cuando hay financiamiento público la tasa de riesgo cae considerablemente dentro de los primeros 20 años; mientras que para las democracias que no cuentan con financiamiento público, esta probabilidad de riesgo disminuye durante 50 años, de forma lenta si se compara con las democracias que cuentan con financiamiento público a partidos políticos. Por lo tanto, se concluye con que se comprueba la hipótesis con el modelo Cox.

cox

El modelo de distribución exponencial predice que la diferencia entre tener financiamiento público y no tenerlo en una democracia pobre, es de 9.7 años. Es decir, con este modelo también se comprueba que existe una diferencia entre otorgar financiamiento a partidos políticos y no hacerlo. Se comprueba que el financiamiento público es un mecanismo que puede ser utilizado por el partido gobernante como una forma de mantener la democracia ya que crea en los partidos de oposición el sentimiento de que son incluidos en las decisiones de gobierno, reduciendo la probabilidad de que éstos se rebelen.

Sobre la calidad de esta democracia, se tendrán que realizar más análisis al respecto, sin embargo, existe una asociación significativa entre la adopción de financiamiento público entre democracias pobres y su duración. Faltará también descartar la posible (y probable) presencia de endogeneidad: quizás los países pobres con mejores prospectos democráticos sean los más propensos a adoptar el financiamiento público.

Anuncios

Un pensamiento en “El financiamiento público a partidos políticos en democracias pobres

  1. Interesante artículo de investigación, y me atrevo a opinar en el sentido de que el financiamiento público a partidos políticos por el grupo en el poder, es en mucho de los casos una forma de hacerlos participes en el modelo o tipo de régimen que se desarrolla, esto significa que con ello disminuye la probabilidad de que una democracia pobre verdaderamente conserve el interés de lograr su objetivo de implementar una forma distinta de administrar y gobernar.

Deje una respuesta / Leave a Reply

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s